domingo, 25 de noviembre de 2007

Mejor que El Diario de Patricia




Creo haber comentado ya por aqui (y si no lo dejo dicho, y santas pascuas) lo muy al pairo que me la trae la carreta en el largo de Balaguero. Supongo que igualmente me habre cagado en los muertos por estos lares (esto es casi seguro, y siempre es bueno repetirlo) en la politica empresarial de Filmax, siempre atenta a los manejos de ese anticristo que es Julio Fernandez, capaz de colar basura sin gracia como si fuera el futuro del idem del audiovisual patrio. Sin embargo, e igual que en su momento me canse de recomendar Palabras Encadenadas (como, que no la ha visto? corran a buscarla, maldita sea), es imperativo no tardar en afirmar algo que cae de cajon: [REC] es, desde ya, uno de los hitos de la historia cinematografica española.

La pelicula, por si no estaban al tanto, cuenta como el seguimiento de la actividad nocturna de una cuadrilla de bomberos por parte de un equipo de television local termina llevandolos a darse una hostia de narices con el Horror. Hasta aqui algo pues que puede encaminarse por cualquier sendero de Dios, claro, pero hay que encontrar el matiz que convierta la peli en algo autenticamente sobresaliente. Balaguero y Plaza (que en realidad es peli a cuatro manos, aunque temo que sean las dos del primero las que consigan mayor porcentaje de acierto) simulan la ficcion a partir de un retruecano de la realidad: la pelicula se cuenta a partir del material que graba la propia camara de video de la television local, asi que los ochenta minutitos que dura son una sucesion de cortes tal cual el camarografo se las apaña para ir salvando el pellejo al tiempo que intenta recogerlo todo. Y que es lo que recoge? Pues, queridos y queridas, como lo Zombi salta una vez mas de la pantalla como elemento narrativo posmoderno, capaz no solo de degollar con efectos especiales mas realistas, sino de posibilitar nuevos hilos narrativos en torno a su propia existencia. O sea, en [REC] la forma se impone al fondo para justificar la puesta en escena de eternos golpes de efecto que en esta ocasion parecen sonar a nuevos, algo que mola porque esta bien hecho. Es mas, hasta da mal fario. Vale, yo no soy un prodigio de asustarme en la sala, pero por los gritos de las (pocas) personas que alli se encontraban creo que puedo asegurar un (buen) mal rato a quienes vayan a verla.

No obstante, no se esperen algo ultranovedoso, por supuesto. Los directores no juegan a reinventar la esencia de lo zombie, solo el aspecto formal a la hora de hablar de ello. En esta ocasion lo verosimil no nace de exponer una realidad creible, sino de echar mano de ese elemento narrativo con el que tan familiarizado esta hoy en dia cualquier espectador: el camara que graba un atentado es el mismo que aqui corre escaleras arriba tratando de evitar que una panda de no-muertos le peguen unas dentelladas en el pescuezo. Pero tras esto lo que se esconde son elementos que cualquiera que haya visto unas cuantas pelis de (sub)genero conoce: las mordeduras provocan la infeccion, la niña rara termina tocando los cojones y la desorganizacion del grupo termina favoreciendo que se produzca la catastrofe. Aparte, elementos resolutivos como ese final que ya se vio en su momento en la INMENSA The Descent, y mas recientemente en la no menos COLOSAL 28 Weeks Later, y pueden sumar juegos esteticos con la firma de Balaguero (juegos de contrastes, soniditos raros, la manera de destrozar el plano...), incluyendo alguna trampa de montaje que probablemente pasara desapercibida porque estan muy bien colocadas en medio de todo el follon. Y en el apartado negativo (aunque poco importante por una vez), esas voces en off a las que les habria venido muy bien un algo de naturalidad para que no se dieran de hostias con esos grandes momentos de simulada realidad.

En cualquier caso, tampoco es una peli sobra la que se pueda decir mucho mas. Es lo que es, un disfrute breve y conciso para cualquier persona de Bien que pretenda pasarselo en grande metido en la sala pegando botes. Vamos, que pueden olvidarse de la mierda de los screeners, paguen la entrada que es jodidamente divertida.

Kwoon - The Beast

No hay comentarios:

Publicar un comentario