miércoles, 13 de febrero de 2008

"Aqui no tienes que enseñar la chorra!"


Cloverfield es la peli esa que ya para una mayoria sera agua pasada y que cuenta la historia de la destruccion de NY por parte de un monstruo gigante (y que aqui titularon Monstruoso, no la vayamos a liar...). Como en estos tiempos que corren tres semanas del estreno ya implican toda una vida, no tiene mucho sentido ahondar en la cosa de si argumentalmente es una chorrada o si en general se trata de una gran tomadura de pelo, pero no por ello deja de ser atractiva la idea de recordar que esta paja mental en realidad nacio como un inmenso hoax completamente ausente de veracidad que baso su atractivo en teaser que a unos cuantos nos dejo el culo hecho gelatina. Desconozco, eso si, cual fue la posterior camapaña de promocion que provoco que algunas personas (o muchas, no se) fueran a sala sin esperar ver una peli grabada con camara en mano, cuando ese era basicamente su atractivo. Porque peliculas de monstruos hay unas cuantas, y los USA ya habian sido destruidos con anterioridad, asi que esa busqueda de lo original tenia que ir por un sendero que fuera, valga la rebuznancia, original.


La cuestion de Cloverfield se tratara de una manera, digamos naturista, podria provocar (y de hecho provoca) el emparejamiento con otros hitos del calibre de Holocauso Canibal, La Bruja de Blair o mismamente REC, pero, me van a disculpar, discrepo frontalmente respecto a estas conjunciones. Lo que JJ Abrams and company plantean en la pelicula no es otra cosa que la apropiacion de un lenguaje cinematografico concreto, aunque mas o menos reciente, en el que cualquier aparato narrativo esta obligado a obedecer respuestas sensitivas que poco o nada tienen que ver con la Razon. Si, amigos y amigas, estoy hablando del Gonzo. Pero no me refiero al periodismo gonzo, no, me estoy refiriendo al porno gonzo.

Lo que les puede resultar chocante es, en realidad, la puta verdad. El dia que John Stagliano escondio tras el visor de su camara la presencia del personaje principal de sus peliculas todo cambio. Posteriormente no solo daria pie a una ingente cantidad de peliculas de este estilo (de economica realizacion, con morbo añadido respecto al sistema de grabacion clasico y que posibilitan la inmediatez a la par que favorecen la inclusion de un tipo de porno mas o menos extremo que no debe atender al cambio de plano), sino que favoreceria la creacion de un lenguaje audiovisual que en los tiempos de inet se ha descubierto como recurso inevitable. Y es que el gonzo no tiene por que ser unicamente aquello en lo que la autoria se esconde tras la camara, no, siempre que alguien oprima el boton de rec para luego plantarse ante el objetivo estara realizando un ejercicio exhibicionista cuyo unico fin sea el de epatar con el espectador habiendo reducido al extremo los artefactos narrativos.

Y en realidad Cloverfield no tiene que ver con las pelis anteriormente mencionadas (si acaso con La Bruja de Blair, pero de refilon y justificado), puesto que cualquier simulacion de la realidad con la camara como protagonista no deja de obedecer a un contexto que parece omitir cualquier posibilidad de respuesta que no sea aquella a la que conducen las circunstancias. En la peli de Abrams no sucede esto, no: tienen ahi a unos personajes altamente capullos que desatienden el sentido comun para dar salida a una serie de necesidades personales X, ya sean el calenton o el simple nihilismo. En cambio, si hay una fina linea que permite emparentar este ejercicio de sentimentalismo con el desenfreno sexualde un Rocco Siffredi a la busca y captura del orificio mas dilatado.

A la vista de los palos que se ha llevado, creo que se puede llegar a una conclusion chusca: del mismo modo que son diferentes los espectadores de amateurallure de los de julesjordanvideo (ponganles los .com), Cloverfield estaba condenada a no poder conectar con todas aquellas personas que no tuvieran malditas las ganas de soportar una tonta historia amorosa como motor de una accion que terminaba descubriendose como secundaria. Si Abrams y su troupe llegan a hablar antes con Stagliano, seguro que este les recordaba que por jugar con fuego termino pillando el bicho...

2 comentarios:

  1. Throin

    Despues de leer su ultimo parrafo pongo aqui algo que no me atrevi en otro sitio.

    Cloverfield es el Pearl Harbor (o Titanic) de las peliculas de monstruos.

    Otra cosa, lo pense y luego lo vi en otra pagina, esta pelicula le debe mucho a Half life 2 y sus zancudos.

    ResponderEliminar
  2. Discrepo. Cloverfield SI tiene que ver con esos antecedentes. No lo negemos. Pero Si estoy de acuerdo con usted de que es un paos mas alla y en la direccion del gonzo.
    Interesante conexion a la vista de lo que publicare manyana...
    (perdon por el autobombo, pero viene a cuento!)

    ResponderEliminar