miércoles, 10 de diciembre de 2008

Damn Bastard! (International: English title)



Hace no mucho, pero si lo suficiente, en uno de esos fastuosos primeros 12 numeros de la segunda epoca de la Fantastic Magazine, aparecio comentario a pie de pagina en la que se hablaba del proceso de gestacion de algo llamado La Matanza Canibal de los Garrulos Lisergicos. A partir de ahi, breves (o grandes) reseñas en prensa, notas en fanzines, y una progresion de rumores hasta que, finalmente, en 1993 se edito en video la que seria la primera y ultima pelicula de Antonio Blanco (bueno, codirigida con Ricardo Llovo). La Matanza fue una gloriosa estupidez, y de hecho aun lo es. Tuvo sus grandes aciertos al reconvertir el entorno en la base de su existencia, y trascendio como un cachondeo supino que encontraba el apoyo necesario en una troupe que aun hoy sigue siendo recordada por su paso por festivales y su contacto con los zines de la epoca. Pero mas alla de la pelicula habia una sensacion: la de que se podia crear en la periferia extrema del noroeste una produccion lo suficientemente particular como para destacar a pesar de no tener un duro. O dicho de otro modo, que en el terreno de la serie z española aun podian surgir nombres que la dignificaran e hicieran recomendable el invertir las miseras 1999 pesetas de la epoca. Muerto Blanco, siguieron unos años de grandes esperanzas en el cortometraje galego, pero las grandes esperanzas, por desgracia, parecen condenadas a quedarse con ese titulo y simplemente sobrevivir en la memoria, y asi el audiovisual patrio subsistio anquilosandose en el producto institucionalizado (y muchas veces institucional), incapaz de buscar una vision propia mas alla de la plasmacion de historias mas o menos sociales (ay, esa patina lirica...). Bueno, en realidad esto se extiende a toda la peninsula, pero en este momento me chupa un huevo, con perdon.


En este momento en que las "redes sociales" parecen haberse reacuñado gracias a la aparicion de portales dedicados a esa labor, algunos de los hijos de la red 0.0 parecen haberse unido de manera casual para apropiarse (sin intencion) de una posicion en el panorama cultural que nada tiene que ver con reivindicaciones ni postulados. Algunos, mas o menos, ya han llegado lejos (Vigalondo, Cobeaga, Koldo Serra...), y otros son todavia unos recien llegados. A este ultimo grupo pertenece el Sr Javi Camino, el hijo de perra que ha tenido los santos cojones de responsabilizarse de ¡Maldito Bastardo!.

MB nace a consecuencia de La Consulta del Dr Natalio, corto de festiva sensatez que ya postula los margenes basicos en los que se movera el salto al largo: canallesca narrativa, reivindicacion de lo zafio, amor por lo escatologico y, sobre todo, la apropiacion de la rustica galaica casi como principal leitmotiv de la trama. Esto, que en principio puede ser un detalle vacuo, es precisamente el acierto que posteriormente se repite en Maldito Bastardo: en tiempos en los que se asume la incapacidad del sector fantaterrorifico para saltarse determinados estandares, Camino se esfuerza por no salirse de ese ambito pauperrimo que sabe revestir de mistica y la suficiente concordancia como para asumirlo como un microuniverso en el que se puede contar lo mismo de manera diferente. Asi, Maldito Bastardo es una sucesion de ideas peregrinas que no podrian existir sin el envoltorio (ese hombre de paja!!!!!), pero que al mismo tiempo permite asimilar registros que poco o nada tienen que ver con clasicos tematicos (y aqui desde luego estoy pensando en la apropiacion estetica que hace de los kaiju-eiga).

En cualquier caso, recomendar Maldito Bastardo como una pelicula que pueda recordar a La Matanza de Texas, a pelis de mad doctors o a los mencionados kaijus seria una cagada monumental. Si se puede mentar algun tipo de semilla, quien suscribe se queda, sin lugar a dudas, con el espiritu absurdo de los Python, que en parte tambien supone el gran escollo de la peli cuando la sensacion de conjunto se torna un tanto difusa (pero solo en parte, porque esto se ha grabado a lo loco, en periodos absurdos, sin un puto duro y es una opera prima, asi que realmente me paso por el forro cualquier clase de critica negativa). Sin embargo, esa presencia continuada de lo estupido como reivindicable caracter vital es la agradecida esencia de una pelicula que es capaz de pasar de El Vengador Toxico al Argento chusco sin despeinarse (aunque ahi sobra un plano, Sr Camino), y que en ultimo termino posee un montaje, y aqui si que me sorprendio de cojones, mas preocupado por la narrativa que por la sucesion de planos estetica. Ignoro que partes de la grabacion fueron improvisadas, pero si ¡Maldito Bastardo! se puede considerar en si misma como una pelicula es precisamente por eso, porque finalmente se evidencia la preocupacion por lograr un resultado final que justifique el hecho de asistir a una proyeccion de 80 minutos, y es ahi donde el salteado narrativo, que por una vez no engaña (o no demasiado) intentando conseguir un giro sorpresa final, se convierte en el otro gran valor de la peli, junto con ese esfuerzo por reconvertir los rastros de una sociedad rurar en iconografia de un universo paralelo que puede existir, o no.

Ya en el resto paso de entrar. Que a veces resulta cutre? Que la fotografia es mejorable? Que faltan tiros de camara en alguna secuencia? Que los FX no son tan sangrientos? Pues miren, es que esto ni se tiene en cuenta. Si su siguiente peli cuenta con un presupuesto (ni decente ni nada, simplemente un presupuesto) y se repiten estos detalles, pues le damos hasta en el carnet de identidad, pero a quien se le ocurrar disgustarse en este caso por esas nimiedades es que merece asistir a 40 proyecciones seguidas de Mar Adentro, que si es una pelicula con presupuesto, fotografia bonita, muchos tiros de camara y unos FX de la leche. La diferencia estriba en que Camino se ha dejado las pelotas en una pelicula de verdad, y Amenabar facturo una simpleza que con otro apellido bajo el titulo solo habria conseguido una cosa: que la tildaran de ser el tipico coñazo español que ademas se aprovecha indignamente de unas referencias geosociales que ni le van ni le vienen. Dicho esto, esperemos que ¡Maldito Bastardo! deje de llamar la atencion fuera de la peninsula (que es lo que esta pasando), y que a alguien por aqui se le de por comprender que esta panda de pajilleros se merece la oportunidad de trabajar en condiciones.

Y ojo: Juanillo Esteban hace lo que tiene que hacer (colosalmente, claro), pero Alvaro Novo y Pilar Minguelez estan sencillamente estratosfericos.

(para variar omito aqui meterme en temas de de argumento y tal, para eso se van a la web oficial, que es de visionado rapido y agradecido en estos tiempos de flash-a-tomar-por-culo)

2 comentarios:

  1. Menos palique y pasa elink o torrent de La matanza garrula que siempre he querido verla

    ResponderEliminar