domingo, 2 de enero de 2011

De la estupidez ciudadana como arma legislativa y otras mierdas

Para quienes fumamos mas o menos, el 2011 ya se anunciaba coñazo. El año en si mismo como concepto, pues no era ninguna sorpresa que se aplicaba la nueva ley antitabaco y blablabla. Lo que si ha sido una sorpresa es lo de encontrarse con determinado grado de soplapollismo al respecto. Soplapollismo internauta, por supuesto, porque del mismo modo que nunca habia visto una discusion seria sobre el tema en tiempos preteritos, se habilita la posibilidad de denunciar anonimamente desde diferentes webs para que nadie tenga que dar la cara. O sea, para que se pueda escenificar ese concepto tan español de ser un cobarde arrastrado que prefiere asumir la potestad de unos superiores (del tipo que sean, Estado, dictador o jefes) antes que responsabilizarse de intervenir en la buena marcha de su entorno.


Esto es algo que en cierto modo escenifica la ocurrencia que tuvieron estudiantes de Comunicacion en Coruña hace unas semanas: montaron un paripe con la supesta bronca entre una pareja en pleno centro de la ciudad, y esperaron a ver si alguien intervenia para que el no le hiciera daño a ella:



Tambien es verdad que, al menos grabado, la cosa no parecia colar demasiado, pero tampoco dudo que realmente haya colado sin que nadie quisiera arriesgarse a intervenir. Esto no es raro, es la historia que esta detras de muchos casos como este, o el Sheriff ese de Olot que parecia una persona muy normal: se deja que se cueza el problema hasta que explote.


En este pais la anormalidad democratica es la norma en si misma. Despues del tio Paco se instaura un nuevo sistema politico en que los propios votantes han ido olvidando el principal factor que ayuda a su buen funcionamiento: la participacion ciudadana. Pero esto no se da, y cuando se da se puede llegar a malinterpretar. El caso mas reciente, del que realmente tendria que haber comentado algo por aqui si no hubiera estado hasta el culo, es el de la ley Sinde.

La Ley Sinde, deciamos, se lleva el merito de haber conseguido movilizar a la ciudadania en medio de esta naderia generalizada. Bien, sobre todo a nivel internetero, si, pero el runrun traspaso la frontera virtual y se genero debate en la calle. No es, por otro lado, algo comparable al No a la Guerra o al Nunca Mais: aquello eran respuestas a hechos aleatorios, esto lo fue a una planificacion legislativa. Pero, deciamos, se lio parda y se crearon grupos enfrentados. Tan enfrentados que la polemica se bipolarizo como solo se bipolarizan las cosas en este gran pais, oh, España:

- A favor.

- En Contra.


Pero esto se puede ampliar, algo que en la practica supone reducir aun mas, pues concretando las propuestas todo queda aun mas estupidamente definido:

- A favor de la Ley y que se lleve al extremo la defensa de un sistema caduco que solo puede generar la caida en picado de la industria por dejar de ser competitiva.

- En contra porque mola mucho bajarselo todo por la puta patilla y da exactamente igual que las industrias culturales no sean capaces de generar un chavo.


La escala de grises desaparecio, y cuando intento aparecer poco menos que provoco linchamientos como los que se comio Vigalondo con una actualizacion que no entendio quien no quiso entenderla: mucha gente



Pero es sencillo: La Ley Sinde es maaaaaaaaaaaaala, sin mas. Mala porque:

- Busca el castigo sin que se busque la manera de actualizar los modelos de negocio (y lo siento por quien sienta urticaria cada vez que ve ese termino, a mi tambien me folla el alma pero es lo que hay).

- Se pasa por el forro la legalidad para dejar las decisiones en manos de, principalmente, los interesados en la opcion monopolista.

Pero hay mas razones que pueden leer en esta fantabulosa actualizacion que se marco Delia Rodriguez.




Pero, en fin, en resumen todo el tema de la Ley Sinde deja claro que se promovieron las movilizaciones porque era injusta, y en realidad ahora el trabajo casi consiste en que esta interpretacion de "injusticia" no pase por encima del derecho a ganar pasta con esos trabajos que tanto nos alegran la paletilla, porque esta claro que si se siguen haciendo pelis, series, canciones y demas eteces, las personas que estan detras de algo tendran que vivir. Este punto de partida llevo a Alex de la Iglesia a tener esa famosa reunion en la Academia con representantes de una y otra parte, y ahora ya hay quien se esta tomando mal el movimiento porque consideran que se trataba de una estratagema para que finalmetne PSOE y PP pactaran una nueva ley, como parece que ha sucedido ya.

Este es el punto español del asunto. España, España, asi, como entelequia, rebuznez peninsular que no atiende a repartos autonomicos y que se asienta sobre siglos de intercambio seminal. Y aqui es donde recuperamos la cosa esta del tabaco.


Legislar se ha convertido en el ultimo deporte de moda. La ley Sinde, mismamente, legislaba sobre una legislacion que no se hacia efectiva (aunque al dia siguiente si se cerraron un par de webs por lucro). La ley antitabaco, lo mismo: se pasa por encima de la anterior, que no se hacia cumplir por, digamos, tres motivos fundamentales:

- Incivicos fumadores.

- Broncas politicas (pues todo se intentaba matizar a nivel de autonomias).

- Ciudadanos que no abrian la bocota aunque la ley les amparara.


Yo, si me apuran, lo resumo todo al ultimo punto. Y no es por descargar: yo no puedo tener la culpa de las malas acciones de alguien, pero si tengo la culpa de actuar pasivamente ante algo a lo que puedo poner algun tipo de remedio. Como en el video de los malos tratos fingidos: Si los que pasaban por la calle en ese momento realmente se lo creian y no hicieron nada (una simple llamada), merecerian sufrir la penuria que mas les guste a ustedes (yo me decantaria por coseres la boca).

Que en todos estos años haya existido una "mayoria silenciosa" que sufria el tabaquismo en la intimidad es algo que produce sensaciones encontradas, pero sobre todo lastima. Una lastima infinita, porque de esa falta de apoyo al sistema legal hay que pasar a la patetica postura de permitir que pase el tiempo hasta que un nuevo endurecimiento legislativo pueda mejorar una situacion particular. Y todo esto desde una perspectiva absolutamente egocentrica que prescinde de analizar diversos factores, como por ejemplo:

- Con el tabaco se pagan unos impuestos criminales.

- Se considera una toxicomania pero no se ofrecen ayudas para abandonarlo (aunque esto suponga perder enfermos cronicos que, teoricamente, le cuestan dinero a la sanidad publica)

- El estado español (y otros muchos) siguen legislando de manera restrictiva sobre el consumo legal, pero a dia de hoy todavia no han entrado en los laboratorios de las tabacaleras para analizar y controlar los aditivos no especificados que lleva el tabaco que se comercializa, causantes de los principales efectos nocivos, algunos tan estupendos como las mutaciones cromosomaticas (pueden lanzarse a buscar en google a partir del 15q24, pero armense de paciencia porque no son cosas que se difundan demasiado).


A mi me cuesta entenderlo, la verdad. No que se controle el tema del consumo, pero ya digo que eso deberia de haberse hecho con la anterior legislacion. A mi lo que me aterra es que por el bien de una sociedad blanca y pura se cambien las reglas para aparentar una normalidad y una salubridad que luego no existe en ambitos mucho mas preocupantes (hablamos del transporte publico, amiguitos?), y esto sin entrar en canceres que se estan dando a patadas y que no guardan relacion con el consumo de tabaco. Supongo que sera defecto del animal que no entienda la necesidad de la prohibicion, y buena parte de las barbaridades sobre las que se puede leer en este blog daran fe de ello. La libertad esta para realizar acciones que no impliquen nada malo en los demas (o pueden hacerlo, pero bajo contrato), y entender el concepto de libertad propia como la posibilidad de restringir la ajena cuando no se ha adoptado una postura responsable en una situacion me resulta incomprensible. Y patetico. Tan patetico como cuando luego se denuncian las presiones politicas, la explotacion laboral por parte de determinadas empresas, los acuerdos de mercado... Lo que en el fondo se resumiria de la siguiente manera: lo que le jode al español medio es no ser ese politico, ese jefe y/o ese magnate que se puede permitir el lujo de dar por culo a la humanidad cuando le place. El efecto cuando se producen situaciones como la actual, con el temita del tabaco, es que aquellos que no hicieron nada durante los ultimos años, y que se dedicaron a sufrir esta terrible situacion en silencio pasan a evidenciar un animo revanchista. La victoria no pasa por estar en locales en los que no se fuma, no: hay que cantarla, hay que decirla. La gracia no esta en dejar de soportar el tabaco, esta en recordarles que has aguantado pasivamente para que llegara este dulce momento en que puedas reirte de si sufren lo que, segun las personas, puede llegar a ser un obvio estado de abstinencia.


En fin, huelga decir que esto no es lo que sucede de manera generalizada. Ni los fumadores estan quemando neumaticos en las autopistas, ni los no fumadores van lanzando serpentinas por los bares. Al menos hasta donde yo he visto, claro. Pero si es cierto que este postureo se da, y supongo que aplicando estadistica mostrara una tendencia social mas o menos relevante. Yo, que en el fondo no soy mala persona, no esperare a que cambie algo que ellos les venga mal para celebrarlo. Tampoco les apuntare a la entrepierna jocosamente si les detectan un cancer genital, que bastante tendrian y para eso se invento la risa interior. No, yo de momento hago uso de mi libertad para llamar gilipollas libremente a quien me plazca, siempre apuntalando la actividad taxonomica en esas argumentaciones de las que prescinden los buenos democratas que se dedican a vivir la vida mientras ven pasar sus circunstancias y las de los demas. Y mientras, esperare hasta que sucedan cosas como la previsible aprobacion de esa nueva Ley Sinde en la que se recortan las libertades por no haber hecho efectiva la anterior porque a unos les venia bien y a los otros les daba pereza tomarse la molestia. Y despues de esa, me reire de la siguiente. Que vendran, para eso vivimos en una democracia.

2 comentarios: