domingo, 10 de marzo de 2013

Juegos y negocio

Cuba como eterna mosca cojonera en la reinterpretacion de la moral yankee, un suburbio en el que las cuestiones politicas hace ya tiempo que son solo una excusa: lo que de verdad molesta no puede ser el insignificante peso (supuestamente) revolucionario, sino el contexto hedonista que se ha creado en un islote en el que todo parece estar prohibido, aunque se haga.

El autentico eje del mal deberia vertebrarse desde Florida. Lo escenificaba como gran problema para la salud mundial Michael Moore en uno de sus libros, ese agujero negro para la capa de ozono por culpa de todos esos jubilados que querian terminar sus dias abusando del aire acondicionado. El retiro espiritual transmuta en el nuevo dibujo de la religiosidad humana: los claustros y los peripateticos desaparecen para dejar paso a grandes centros refrigerados, es el centro perfecto entre el Mardi Gras para desfogue turistico y los casinos de Atlantic City.

La gran traicion de Florida a la comprension de El Mal encerrado es su aparentemente nula peligrosidad: viejecitos, voluntariosos emigrantes y Disney World. Es la postalilla perfecta: grandes extensiones de urbanismo esteril que vertebran le necesidad de dejar pasar el tiempo.

A pesar de todo, en 1974 Coppola y Mario Puzo dieron el primer (y definitivo) aviso de que toda esa mugre pinada de blanco era peligrosa, y Hyman Roth se convirtio en el gran villano de la saga de El Padrino. Roth, un encantador abuelito, manejaba los hilos desde su encantadora casita familiar, y con este personaje se dibuja la estrategia definitiva para que ese Mal oculto pueda llevar a cabo sus planes: lo mismo quiere acabar con cualquier competencia "empresarial" activa en el norte o la costa oeste, como extender sus garras reconvirtiendo los paraisos del caribe a su reinterpretacion del american way of life. Lo importante ya no era atar a la gente para que sirva a tus intereses, sino crear estructuras sociales que hicieran que la poblacion alcanzara algun tipo de felicidad que a ti te enriqueciera.

La podredumbre centralizada en Florida se enquista, y relanza su poder cuando en los 80 se pone a su disposicion el arma definitiva: el mercado domestico. El cancer tiene, en su peor representacion, el poder de destruir desde dentro sin que hayan tenido que intervenir factores externos. El crecimiento del consumo de ocio dentro de los hogares permite un relanzamiento de la falsa idea del paraiso: desde la propia expansion de las formulas televisivas, pasando por el asentamiento del alquiler de video y desembocando en la aparicion de internet. Una amplia y variada gama de ciudadanos vuelven a ser consumidores de la idea de una tierra prometida, aunque esta sea cosa de viejos: En otros estados (paises) sobrevives con la esperanza de llegar a ser capaz de retirarte con tu pension en esa region. Mientras, es posible que sea objetivo para visitas turisticas que te permitan ir reconociendo lo que solo puede ser el mejor final posible para tu vida.

Esto viene a cuento del choque que me supuso el haber visto el documental Mandingo! de Vice y Risky Business. Empecemos por el final.

Muy a destiempo me he visto esta peli, y basicamente por culpa del trailer:

Esto es, en esencia, vender una idea canonica: desmadre, juerga y sexo. Y en cierto modo la pelicula es asi, pero de otra manera: arranca con la narracion de un sueño, es frecuente el uso de movimientos de steadycam (con lo que conlleva en ritmo), y el primer punto de giro desemboca en la aparicion de un poderoso sentimiento de culpa que marcara la deriva y la evolucion del protagonista. Al contrario que otras pelis de desmadre, aqui la superacion y el exito no vienen por haber coiteado con la jamona protagonista, sino por superar los problemas que precisamente ha provocado ese coito.

Lo gracioso de Risky Business llega con la perspectiva que da el tiempo, en un momento en el que, para colmo, todo parece reducirse a los contextos de hombres talluditos que se niegan a pasar por el trauma de madurar. El mensaje de la pelicula, en caso de haberlo, podria ser el siguiente: la necesidad de un cierto vicio por parte de la poblacion podria derivar en un mercado que no por ilegal tendria que dejar de ser decente, y esa es una clara oportunidad de negocio que no se puede desaprovechar. El personaje de Cruise se da de narices con esta realidad: el lo unico que quiere es echar un polvo, pero esto se traduce en un caos que finalmente podra arreglar gracias a la intermediacion de la meretriz que provoca el conflicto. Con todo, salir al paso de los problemas no se celebra en una gran borrachera: el y Rebecca de Mornay caminan por un parque en medio de la noche celebrando su extraña relacion personal y, se entiende, profesional. Antes de fundir a negro, entra un off de Cruise con esta declaracion:
"Me llamo Joel Goodson, mi trabajo consiste en satisfacer los deseos humanos. He ganado mas de 8.000$ en una sola noche. La vida es fantastica".

Risky Business se encuadraria en toda esa epoca de peliculas de instituto que se desarrollan en los previos del crack del 87, historias que enfrentan el paso a la edad adulta situando su accion preferentemente en el noroeste o en California, estado que en el fondo se enfrenta a Florida frontalmente: el desarrollo de un estilo de vida contra la salvaguarda de un desfile de (aparente) costumbres arraigadas. Florida se convierte en escenario de teletiendas, en el marco perfecto para Las Chicas de Oro o el objetivo de un asalto imposible en Invasion U.S.A., y es precisamente el estatismo moral lo que permite que su degeneracion se concentre, se mantenga y cobre fuerza en el futuro: un Estado que a ojos del norteamericano medio sigue siendo el perfecto reflejo de la tranquilidad que ofrece el vivir en un supuesto paraiso.

Y es asi como se llega al reportaje de Vice, que a su vez lo que hace es poner en imagenes la ultima gran evolucion de la gran trampa de este eje.

Garganta Profunda servira para que llegue la legalizacion del porno, pero a pesar de su gran nexo con Florida (ademas de estar rodada alli, los orgasmos de la protagonista se simbolizan con un despegue desde Cabo Cañaveral), la industria se asentara finalmente en California. La esquina sureste se mantiene aparentemente libre de perversiones, aunque durante un par de decadas se iran fraguando redes de entretenimientos adultos que llegan a su esplendor con la aparicion de internet. Si creas un entorno de desocupada clase media pasa lo que pasa: se recupera el valor del entretenimiento genital.

Mandingo! habla de esto. Bueno, en teoria cuenta la historia de Art Hammer, un negraco descomunal que, segun dice, intenta salir adelante con lo de pasear rabo ahora que esta en el paro (bueno, esto fue en 2010). Art pertenece a una de las multiples redes que conectan grupos de negros bien dotados para participar en orgias. La dinamica del reportaje de Vice no es nada extraña: existen decenas de paginas de porno amateur que se nutren de contenidos a partir de lo que sucede en estas redes. En el caso de este tipo de sexo interracial, sobre todo se da el desarrollo de fantasias Cuckold, o de cornudos: los mariditos blancos asisten en primera persona al proceso de emputecimiento de sus puritanas esposas por parte de salvajes y bestiales negros.

El sexo en Florida, como fantasia, se nutre de dos conceptos basicos: colectividad y privacidad. Aunque se convierta en material vendible, los participantes en ocasiones preferiran mantener en secreto sus rostros y voces. No hay una intencion de convertir estos eventos en industria, puesto que esta industria no podria existir legalmente en el Estado para muchos de sus integrantes. O dicho de otro modo: si quisieran vivir legalmente de ello se expondrian a mas o menos serios problemas legales.

A pesar de todo, estas redes existen. La ciudad de Tampa es una especie de central de swingers en la sombra, y en el caso de Nueva Orleans existio un considerable trafico de porno amateur hasta la llegada del Katrina, todo obra y gracia de la red: ya no es que todo eso se pudiera comercializar, antes se creaban las condiciones perfectas para que se pudiera establecer el contacto. No existen lugares creados para estos fines, simplemente se proporcionan hoteles o viviendas para que se puedan desarrollar estas actividades. Todo muy domestico, dentro de la legalidad: el respeto por el ambito privado en el que cada cual decide lo que hace.

Entre Risky Business y este "apogeo" del sexo en Florida distan tres decadas y varios miles de kilometros. Conceptualmente, el argumentario de la pelicula parece estar a años luz: la conclusion de la historia, la posibilidad de satisfacer deseos humanos con una cierta etica, no tendria cabida en una sociedad que penaliza hasta la simple pornografia. Al mismo tiempo, los estereotipos y los posicionamientos se radicalizan en un retroceso al tiempo que se creen adultos y evolucionados: de los negros se quiere el salvajismo, de las mujeres el emputecimiento, de los hombres blancos su transigencia para saber disfrutar sabiendose al mismo tiempo los autenticos amos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario