martes, 2 de diciembre de 2014

Gol

El 27 de noviembre de 2014 dos crias fueron asesinadas por su padre en Aviles. El cabron se suicido, pero antes considero necesario matar a golpes a sus hijas.

El 22 de agosto de 2011 otro hijo de satanas habia hecho algo similar: cogio una estanteria y molio a dos niños, hijos de su actual pareja. En este caso no se suicido: fue detenido y posteriormente el caso arrojo datos de desequilibrios varios, visitas previas a asuntos sociales y mas indicadores que tendrian que haber servido para evitar la tragedia. Probablemente en el caso de Aviles suceda algo similar.

El ultimo doble asesinato paso de puntillas por los medios, y eso a pesar de que el 25N es el Dia Contra la Violencia Machista. Ni siquiera fue suficiente para que tuviera mas presencia el hecho en si mismo: dos niñas que son testigas de su propia muerte a palos. Existen muchas maneras de asesinar/ser asesinado. Nos gusta, desde occidente, establecer una frontera respecto a la barbarie tercermundista destacando el horror de las lapidaciones. Hagamos un esferzo de imaginacion: alguien mas fuerte que tu te deja apresada en una habitacion, coge un objeto contundente y te empieza a pegar. Quieres huir, pero te apresa, te tortura de tal manera que tus extremidades dejan de responder. De vez en cuando no te golpea a ti, pero ves como provoca hemorragias en la otra persona a la que ha apresado, que ademas es tu hermana. Te sigue masacrando sin llegar a acertar a la cabeza, y vas notando como tu cuerpo deja de responder, como la perdida de sangre nubla tu mente, como empieza a fallar la respiracion porque algo por dentro se esta rompiendo. No puedes evitarlo, tu cuerpo esta fallando de manera masiva, y hasta que te desmayas solo sientes un miedo atroz sin que puedas escaparte.

Esto fue un suceso.

El domingo 30 de noviembre muere un hombre tras producirse un altercado entre hinchas del Deportivo y del Atletico de Madrid. En este momento no se saben las causas: que si habian quedado para hostiarse, que si fue una trampa, que si blablabla. Sea como fuere, la muerte de un hombre relacionada con algo como el futbol no ha sido un simple suceso: es, dias despues, una cuestion de Estado.

Odio el futbol. Quienes me conocen lo saben, y tambien saben que no es un sentimiento visceral contra el deporte ni contra quienes lo viven. No, odio el futbol como concepto, porque es una de las mejores muestras de como este pais es incapaz de construirse un futuro. El futbol es pornografia, y a su alrededor se ha generado un muro de vergüenza que en casos como este se hace mas relevante.

Se acusa a la policia de no haber hecho nada. Se ajusta a la extrema derecha de haber buscado la contienda. Se acusa a la extrema izquierda de haber aceptado tontamente la provocacion. Se acusa a la liga de futbol profesional de no haber cancelado el partido. Se acusa a los clubs deportivos de no haber vetado en sus campos a los extremistas.

España ha conseguido convertir al futbol, conceptualmente hablando, en un desproposito total, en un insultante espectaculo:
- Se movilizan medios publicos cuando hay deuda millonaria en el aire que nadie paga.
- Se crea una iconografia emocional basada en las figuras extremistas (del bando que sean) que siguen a cada equipo.
- Se deja en bancarrota una television publica por atarla a lo que se considera un evento de interes publico.

Ha muerto un hombre como podria haber muerto cualquier otro. En vez de entender esto desde ambos bandos, ahora se extiende el enfrentamiento a modo de vendetas. No existe capacidad de autocritica, lo que quiere decir que no se puede confiar en una marcha atras en esta espiral de estupidez. Nadie cuestiona una burbuja multimillonaria asentada sobre la fragilidad de una sociedad que ejemplifica el valor de una victoria en el espectaculo visual que proporciona un balon entrando en una porteria. La meta del futbol pasa por canibalizar: se permite que asuma recursos sin que proporcione mas que alegrias puntuales. El futbol lleva decadas hundiendo un pais, y de esto tiene mas culpa la sociedad que lo respalda masivamente que aquellos que obtienen de el un rendimiento economico: al menos estos saben que van a ganar algo.

Al tiempo que un encuentro de bajo riesgo moviliza a 200 policias mas los medios necesarios, el partido de muertes no ofrece una comparacion agradable: decenas de muertes provocadas por la violencia de genero frente a las ocasionales en entornos futboleros. Las primeras ya son una costumbre, las segundas una faena que empañan el espectaculo.

Gol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario