miércoles, 6 de abril de 2016

El derecho al pataleo

Nota previa: este post podria incluir muchisima documentacion anexa, pero el tiempo disponible es limitado y, para que negarlo, trabajarlo mas me daba pereza.

----
Hace unos dias Javier Becerra, periodista de local en el diario La Voz de Galicia, escribia estos ariscos parrafos (se pueden leer en la captura) para dar su vision de lo que son las dinamicas en las redes sociales desde su perspectiva profesional:

Becerra escribe esto formando parte de la plantilla de un periodico ampliamente cuestionado por su tratamiento de la actualidad. Elige echar mano del termino "palmero" para cepillarse de un plumazo el derecho de la ciudadania a protestar todo lo que le de la gana (dentro de unos ciertos parametros de respeto, claro), y, sobre todo, pasa a considerar que cualquier reaccion mayormente se rige por intereses partidistas que hacen que el medio para el que trabaja sea victima.

O sea, se considera victima de algo, pero no parece respetar la legitimidad de la queja cuando pueden existir motivos para ella.

Me acuerdo ahora de esta columna por algo meramente anecdotico, pero significativo, que me sucedio esta mañana.

Tras años de desatencion, operarios estaban acometiendo hoy mejoras en el Parque de Bens. Este espacio se creo a finales de los 90, tras el derrumbe de un vertedero que hizo que la basura coruñesa llegara hasta las costas francesas (ademas de matar a un hombre).

El parque se inauguro en 2001. Una parte permanece todavia cerrada al publico porque aun quedan bajo ella toneladas de residuos. La otra se abrio como una suerte de espacio verde pensado fundamentalmente para combatir el sedentarismo: rutas para caminar, maquinas para ejercicios, respeto a la flora natural de la zona (en una geografia barrida por los vientos maritimos)...

Esta interpretacion esteril de lo que es un parque, tal y como estamos acostumbrados hoy en dia a que deban tener una sobredosis de trabajo floral, provoco que durante los años posteriores su cuidado fuera escaso. Tanto como para que las maderas de los bancos y la carteleria se fueran pudriendo, y para que los senderos fueran perdiendo toda su consistencia tras cada temporada de lluvias. En realidad ese parque politicamente no tenia interes: era un parche necesario para tapar (y nunca mejor dicho) la catastrofe del vertedero. Otro indicador de esto es que jamas se publicitara como espacio verde en la ciudad, o que no contara con una misera linea de bus, maximo teniendo en cuenta que esta situado a las afueras de la ciudad.

Fue en el año 2009 cuando de pronto recupero una cierta notoriedad. El ex alcalde socialista, Javier Losada, anuncio que se iba a montar alli un museo de coches antiguos. La idea quedo en nada, ya que en 2011 Losada se llevo una patada electoral con la entrada del popular Carlos Negreira.

El silencio (y la desatencion) de parque siguio en su linea hasta que de nuevo Negreira recupero la idea de hacer el museo en 2015, a pocos meses de las elecciones locales. Esta vez, ademas, con una serie de planos del museo que demostraban que buena parte de la superficie pasaria a ser inutilizable para la ciudadania, quedando en manos de una fundacion privada por espacio de 75 años.

Se inicio entonces una serie de movimientos de protesta, mayormente en internet, que es donde la gente tiene mayor facilidad para reunirse. Durante semanas se fueron organizando, y desde un par de grupos empezaron a organizarse argumentarios para demostrar que ese no era el espacio adecuado para semejante idea, ademas de denunciar que los distintos gobiernos municipales parecian durante años mas interesados en dejar morir el parque que en otra cosa.

Desde estos grupos trataron de contactar con distintos medios de comunicacion, pero solo un diario local les dio algo de voz en los previos de la precampaña. Mientras tanto, que hizo La Voz de Galicia? Pues publicar articulos triunfalistas sobre el museo y todo lo positivo que supondria, sin plantear en ningun momento las realidades de un proyecto estupendo, pero que no tenia sentido en ese espacio. En un momento determinado incluso dieron bola a la promesa municipal de hacer crecer el parque anexionandose terrenos, algo que de poco habria servido por ser estos de pendiente severa, arbolados, y en algunas zonas propiedad privada de una empresa proxima.

Si por aquel entonces algun periodista hubiera abierto Google Maps ya habria visto que esa promesa era simplemente absurda.


Bien, esta mañana, como decia, estaban arreglando el parque. Lo hacen, probablemente, porque entre los planes del nuevo gobierno municipal estaba el prestarle atencion, pero no me cabe duda de que en La Voz de Galicia puede que lo relacionen con un articulo del 9 de marzo titulado asi:

Severo deterioro de uno de los pulmones de la ciudad

Bancos y columpios medio podridos y plagas de procesionaria centran las críticas de los usuarios

Este articulo fue, faltaria mas, compartido hasta la saciedad por redes sociales por la oposicion municpal, esencialmente personas afines al Partido Popular, cuando no directamente un grupo de activas concejalas (ignoro si Javier Becerra contempla a esta gente cuando habla de los palmeros).

Y esto del parque es, repito, un simple ejemplo, hay muchos mas que sacar a la palestra.


Entiendo que la gente se enfade, si. Lo entiendo porque la arbitrariedad de La Voz de Galicia (y otros) me resulta molesta, pero no de ahora: desde hace bastantes años. Y digo esto teniendole aprecio a la calidad de algunas de sus firmas, como Xose Gago, capaces de transmitir oficio aunque me ofusque la inexistencia de replica desde unas paginas que transmiten un mensaje que parece no admitir discusion.

Esta replica, y esto es lo que parece no entender Becerra, se da en la red. No entender esto es tal vez preocupante, y mas cuando toda consideracion pasa por catalogarlo de victimismo o resentimiento. La gente que se queja es la que vive las diferentes realidades de un mundo al que a veces parecen ajenos los periodistas, y es inevitable no pensar si en el fondo no se tratara de intentar dirigir la opinion publica. La palestra mediatica no son decenas de cuentas de tuiter imposibles de seguir: son los medios que deciden que linea informativa seguir, y que por omision en las preguntas en demasiadas ocasiones no pueden dejar de resultar sospechosos.

1 comentario:

  1. No es necesario ir hasta el año pasado para encontrar publireportaje de La Voz de Galicia al servicio de los poderes políticos o fácticos. La Sala Pelícano es "tremending topic" del último mes en La Voz.

    ResponderEliminar